El director general de Consumo, Xisco Dalmau, ha remarcado la importancia..
Salud Mallorca en Baleares aconseja tener cuidado con las compras estamos sometidos/as a insistentes campañas y tienen que saber aquí sus muchos derechos
En el momento de pagar deben pedirse y conservarse todas las facturas o tiques de compra, ya que son la garantía y pueden necesitarse en caso de reclamación. La publicidad es vinculante.
AGENCIA MANACORNOTICIAS 21/12/2018 - 10:22:30
Además, los juguetes de funcionamiento eléctrico tienen que especificar la potencia máxima, la tensión de alimentación que precisan y el consumo energético.

En Navidad Salud invita a realizar un consumo responsable, justo y respetuoso con el medio ambiente. Al comprar juguetes es conveniente tener en cuenta la edad y madurez de los niños, y valorar los contenidos de los juegos. Dado que por Navidad tiene lugar el acontecimiento comercial más relevante de todo el año y que durante estas fechas los consumidores están sometidos a insistentes campañas publicitarias que incitan, en muchos casos, a realizar compras desmesuradas, la Dirección General de Consumo invita a la ciudadanía a realizar un consumo reflexivo, responsable, justo y respetuoso con el medio ambiente.

El director general de Consumo, Xisco Dalmau, ha remarcado la importancia de concienciar a la ciudadanía de la necesidad de hacer un consumo responsable y ha recordado que todos los productos que se venden en el mercado tienen una historia, una trazabilidad. Por eso, ha dicho, “es imprescindible escoger aquellos que favorezcan la igualdad social fomentando unas condiciones laborales dignas y aquellos que generen el menor impacto posible en el medio ambiente”. Por este motivo, ha aconsejado adquirir productos de comercio justo y de proximidad, es decir, elaborados en las Illes Balears.

Las compras por Internet son cada vez más habituales, pero pueden dar sorpresas desagradables. Debe utilizarse un servidor seguro que muestre el candado cerrado y una página con ‘https’.

Juguetes educativos, no sexistas y no violentos. En el caso de los juguetes, a la hora de comprar hay que pensar que tienen que servir para divertir a los menores. Por lo tanto, es conveniente tener en cuenta la edad y madurez de los niños, y valorar los contenidos de los juegos y los aspectos educativos. Asimismo, se aconseja evitar la distinción sexista y la incitación a la violencia. Es importante leer las etiquetas, reglas e instrucciones del juego, y fijarse en los datos mínimos obligatorios que deben aparecer, como la marca CE (que significa que el juguete cumple las exigencias esenciales de seguridad que contienen las normas comunitarias); el nombre y marca del producto; la razón social y dirección del fabricante o importador o vendedor, y las instrucciones y advertencias de uso y restricciones de edad, en su caso.

Además, los juguetes de funcionamiento eléctrico tienen que especificar la potencia máxima, la tensión de alimentación que precisan y el consumo energético. Los juguetes elaborados con materiales renovables (madera, cartón...) tienen, generalmente, un menor impacto ambiental en el proceso de fabricación que los que se hacen mediante procesos industriales (materiales sintéticos, plásticos...). Hay que comprobar si contienen piezas pequeñas que puedan separarse, si tienen partes o cantos que puedan pinchar o cortar, o si disponen de aperturas donde los niños puedan introducir los dedos o las manos y no puedan sacarlas.

Para minimizar el impacto en el medio ambiente conviene reciclar, reutilizar, no envolver los regalos haciendo un uso excesivo de papel y buscar la eficiencia energética a la hora de iluminar la casa. En estas fechas navideñas, los productos de comercio justo son una buena elección ya que, en su producción y elaboración, se siguen criterios éticos, sociales y medioambientales. Son una alternativa solidaria.

Recomendaciones para la compra de videojuegos. La Dirección General de Consumo recuerda asimismo que hay diferentes tipos de videojuegos en el mercado (acción, aventuras, estrategia, deportes, educativos, de fantasía, históricos, simuladores, puzles...) y que se debe escoger el más adecuado a la edad, personalidad y sensibilidad de la persona usuaria, especialmente si es menor de edad. En este caso hay que comprobar que el etiquetado indica la razón social y dirección del fabricante o importador o del vendedor; incluye las instrucciones de uso y características, y tiene el código PEGI, que es el código de conducta de la industria europea del software interactivo, que establece una clasificación por edades y contenidos. La clasificación del juego tiene que aparecer en la parte frontal inferior y en la parte de atrás del videojuego. Se refiere a la adecuación del contenido visual, pero no al grado de dificultad o habilidades requeridas.

Evitar compras compulsivas. La Dirección General de Consumo también recuerda que es conveniente hacer un listado previo de los productos que se desea adquirir, y evitar compras compulsivas e innecesarias. También es una buena opción elaborar un presupuesto con la cantidad que se quiere gastar. Hay que tener en cuenta que el precio de algunos productos se incrementa por Navidad. Desde el departamento aconsejan ser reflexivos y críticos con la información publicitaria y comparar los precios y la calidad de los productos y servicios. Los precios son libres. En el momento de pagar. Si se utiliza la tarjeta de crédito, hay que identificarse para que el establecimiento compruebe que la persona es la persona titular de la tarjeta. Conviene custodiar la tarjeta de crédito para evitar su pérdida, robo o cualquier uso fraudulento.

En el momento de pagar deben pedirse y conservarse todas las facturas o tiques de compra, ya que son la garantía y pueden necesitarse en caso de reclamación. La publicidad es vinculante y puede exigirse su cumplimiento; por ello, es recomendable guardar los documentos de oferta de servicios, instrucciones, catálogos... Cambios y reclamaciones. Conviene preguntar al comerciante sobre la posibilidad de cambiar el producto y las condiciones en las que se puede realizar el cambio. El establecimiento no tiene la obligación de cambiar un producto que está en perfecto estado, a menos que lo anuncie.

En caso de incidencia con el producto, se tiene que reclamar a la empresa que lo ha vendido, quien dispone de un mes para contestar. Los establecimientos comerciales tienen que tener hojas oficiales de reclamación. Es una garantía contratar con una empresa adherida al sistema arbitral de consumo, las cuales están identificadas con el distintivo de adhesión. Las compras por Internet son cada vez más habituales, pero pueden dar sorpresas desagradables. Debe utilizarse un servidor seguro que muestre el candado cerrado y una página con ‘https’.

¿Te ha parecido interesante la noticia?

 Sí  No
Reciente
Visto
Comentado